Cálculos Urinarios

La formación de litiasis (piedras) en la orina es relativamente frecuente. En las personas que presentan cálculos urinarios con frecuencia suele existir un factor predisponente en la orina.

La causa más frecuente es eliminar más calcio en la orina de lo habitual, aunque pueden existir otras. El tratamiento depende del tamaño de la piedra, de su localización y su composición.

Generalmente piedras menores de 1 cm pueden ser eliminadas espontáneamente con un tratamiento médico expulsivo. Cuando las piedras son mayores es más difícil su eliminación y es necesario utilizar tratamientos más agresivos.

Tratamientos
poco agresivos

La elección de una técnica u otra depende de las
condiciones del paciente y de las características de los
cálculos urinarios.

Litotricia extracorpórea con ondas de choque

El paciente se tumba en una mesa y se le aplica un dispositivo por el cuál se generan unas ondas que se transmiten por el cuerpo y rompen la piedra. Es un tratamiento que es efectivo pero la resolución de la litiasis no es inmediata.

Cirugía endoscópica con láser Holmiumer

Requiere una anestesia general (generalmente dormido de cintura hacia abajo). Se introduce un aparato flexible por la uretra, se llega a vejiga y uréter hasta visualizar la piedra.

Una vez localizada o bien se extrae directamente con una pinza si es pequeña o bien se fragmenta con un laser. La resolución del cuadro suele ser inmediata y el paciente suele ser dado de alta a las pocas horas.

Tratamientos
más agresivos

Nefrolitectomía percutánea

Se realiza un orificio a nivel de la espalda por el que se introducen los elementos endoscópicos para fragmentar la piedra. Requiere una anestesia general. Suele indicarse en piedras en riñón de gran tamaño.

Cirugía abierta / Laparoscópica

Para los pocos casos en que no es posible la cirugía endoscópica, es la única solución.